Arena a presión sobre piedra

La aplicación del chorro de arena a presión sobre piedra hace que se desgaste la primera capa de su superficie, devolviéndola a su estado natural. En piedras rugosas como el granito la arena penetra a fondo en todos los recovecos realizando una limpieza a fondo del material sin dañarlo.

Aplicado sobre mármol se consigue eliminar la capa de esmalte dejando el material perfectamente pulido y con acabado mate. Si se desea es posible aplicar a posteriori una imprimación que le devuelva el acabado brillante. También existen imprimaciones que mantienen el acabado mate inicial.

Aplicado sobre superficies de ladrillo se consigue eliminar cualquier resto de obra en su superficie (como restos de cemento) lo que proporciona un resultado óptimo para obras en ladrillo visto, o eliminar cualquier resto de pintura, yeso o cemento muerto que dificulte el agarre de la masa de acabado (enfoscado, monocapa…)

También podemos realizar trabajos de serigrafía
Tanto sobre mármol como sobre granito podemos realizar también trabajos de serigrafía. Se coloca sobre la superficie a tratar una plantilla con el texto o imágenes a serigrafiar y se aplica el chorro de arena. La zona no protegida por la plantilla será atacada, tranfiriendo al material una copia del diseño original. Esta técnica es utilizada frecuentemente para la realización de grabados sobre lápidas, aunque puede emplearse en cualquier otro tipo de aplicación.

Arena a presión sobre metal

Trabajando sobre estructuras metálicas el chorro de arena a presión consigue eliminar cualquier resto de pintura, óxido o herrumbre de su superficie.

El material queda preparado para aplicar cualquier tipo de imprimación que se desee. Tras el tratamiento la superficie del metal presenta una rugosidad a escala microscópica que hace que la imprimación agarre de manera óptima. Incluso aunque no se aplique ninguna imprimación, esta rugosidad hace que la pintura agarre con fuerza en la superficie, aumentando considerablemente su duración.

Este acabado es muy apreciado por los mecánicos que trabajan en la restauración de coches o motos antiguos (modelos clásicos) ya que les permite recuperar el estado inicial del chasis y de la chapa del vehículo, dejándolos preparados para su posterior lacado. El tratamiento les permite obtener una gran durabilidad en las restauración gracias al perfecto agarre del material.

Trabajamos en colaboración con DanVal Aplicaciones Industriales, que se dedica a la aplicación de pintura en polvo y lacados. De este modo, podemos reemplazar con nuevas pinturas y lacados después de eliminar pinturas antiguas mediante el chorro de arena.

Otras aplicaciones

También es muy utilizado para el mantenimiento de todo tipo de maquinaria agrícola, de construcción o industrial. Al eliminar completamente cualquier resto de óxido o de suciedad se consige alargar la vida útil de la maquinaria. En las imágenes se puede observar el resultado de la limpieza de andamios, que es un elemento especialmente proclibe a sufrir un final prematuro debido a la acumulación de pastas y suciedad procedente de las obras que ocasionan una oxidación acelerada del material.

Otra aplicación en la que el tratamiento con chorro de arena da excelentes resultados es en el mantenimiento de estructuras de metal que están sometidas a altas temperaturas durante su utilización. La alta temperatura hace que el material se oxide rápidamente hasta que queda inutilizable. Éste es el caso de elementos metálicos utilizados en altos hornos, cementeras, freidoras y barbacoas industriales…

Arena a presión sobre madera

Al aplicar la técnica del chorro de arena a presión sobre madera se consigue eliminar cualquier tipo de pintura, laca o cera de su superficie, resaltando la veta original. Se produce un efecto lijado que abre los poros de la madera facilitando la aplicación posterior de cualquier tipo de acabado con óptimas condiciones de agarre.

Ajustando la presión del chorro y la granulometría de la arena empleada su pueden conseguir distintos tipos de acabados. Atacando con fuerza se puede obtener un efecto de envejecimiento de la madera al desvastar la parte más blanda y dejar la veta, que presenta una mayor dureza, en relieve. Si, por el contrario, sólo se desea eliminar pintura o barniz del material pero sin envejecer la madera se aplica un tratamiento más suave produciendo un efecto lijadora.

Aplicado a artesonados o vigas de madera vistas el efecto es espectacular. Se puede ajustar el envejecimiento de la madera al nivel que el cliente desee (se pueden realizan pruebas previas en restos del artesonado o en lugares poco visibles). Las vigas quedan con una veta perfectamente resaltada y preparadas para su posterior tratamiento a base de cera virgen, betunes, barnices…

Otras aplicaciones

Otra aplicación destacada es el tratamiento de puertas o portones de madera, especialmente en su parte situada a la intemperie que suele ser la más dañada. Las puertas de estilo rústico recobran todo su explendor inicial tras la realización del tratamiento.

También hemos aplicado la técnica del chorro de arena a presión para la limpieza y restauración de cascos de barco. El resultado es una superficie limpia de pintura e incrustaciones y preparada para la aplicación óptima de la imprimación deseada.

Arena a presión sobre hormigón

Aplicado sobre hormigón el chorro de arena a presión consigue sacar el árido dejando la superficie rugosa y con aspecto rústico.

También disimula los fallos de encofrado de las pantallas, haciendo menos visibles los goterones y rebabas de la superficie.

Arena a presión sobre cristal

Aplicado sobre superficies de cristal, el chorro de arena a presión produce un efecto de ‘mateado’. La opacidad obtenida puede ser ajustada variando la presión y la granulometría de la arena empleada para adaptarla a los deseos del cliente.

También es útil para la realización de serigrafías sobre la superficie del cristal, utilizando las plantillas generalmente proporcionadas por el propio cliente.

Arena a presión sobre fachada

Al aplicar la técnica del chorro de arena a presión sobre fachadas se consigue preparar su superficie para cualquier tipo de tratamiento posterior.

En el caso de fachadas de ladrillo visto se consigue eliminar cualquier resto de suciedad, incluso de restos de obra. Es perfecto para recuperar el color y textura de fachadas de ladrillo que con el paso de los años han perdido su encanto. La técnica es útil incluso en construcción nueva para dejar la fachada en condiciones óptimas antes de la entrega de llaves.

Las fachadas pintadas acumulan un número elevado de capas de pintura a lo largo de los años. Si se aplica una nueva capa sobre la anterior la duración de la obra se reduce considerablemente debido a que las capas antiguas están muy deterioradas y frecuentemente desprendidas de la superficie. Si desea aumentar la duración del tratamiento es necesario eliminar previamente las capas de pintura anteriores y dejar la superficie con el grado de rugosidad necesario para que agarre la nueva. Ambos objetivos se cumplen a la perfección con la limpieza por chorro de arena a presión.

Otras aplicaciones

Si ya está cansado del acabado con pintura, bien debido a su corta duración (que obliga a aplicar nuevas capas cada pocos años), bién porque no aisla suficientemente el interior de la vivienda de humedades o de la temperatura externa, la limpieza con chorro de arena a presión permite dejarla preparada para recibir cualquier tipo de tratamiento posterior asegurando un perfecto agarre del material utilizado. Es muy útil, por ejemplo, para la preparación previa a la aplicación de monocapa, o para proceder a su recubrimiento con piedra.

En fachadas con enrrejados, puede aprovechar la limpieza de la fachada para realizar el mantenimiento de las rejas eliminando la suciedad, o la pintura en caso de estar pintadas.

Arena a presión sobre graffitis

La gran ventaja de la aplicación del chorro de arena para la limpieza de Graffitis frente a otros métodos alternativos es la no utilización de ningún tipo de producto químico: sólo utilizamos arena y aire…

  •  Los procedimientos estandard de limpieza de graffitis están basados en la aplicación de diversos tipos de agentes químicos con distintos grados de toxicidad y/o corrosividad que obligan a impedir el acceso a la zona tratada, no sólo durante el proceso de limpieza, sino incluso durante un periodo de tiempo posterior de duración variable en función del tipo de producto empleado.
  • La no utilización de productos químicos proporciona un respeto absoluto al medio ambiente. No se produce ningún tipo de contaminación en la zona. Los seres vivos presentes en las inmediaciones del lugar de actuación nunca serán afectados negativamente por el proceso de limpieza.
  • La ausencia de productos líquidos evita la formación de los molestos barrizales típicos tras la aplicación de otros procedimientos de limpieza.
  • La aplicación del chorro de arena no sólo elimina la pintura del graffiti, también proporciona una limpieza en profundidad de la zona tratada, quedando con apariencia de recién construida.
Imprimación

En lugares en los que la probabilidad de que se realicen nuevas pintadas es elevada le puede interesar que apliquemos, tras la limpieza a fondo con chorro de arena, una imprimación que evita que la pintura se adhiera a la superficie tratada. Mientras esta imprimación permanezca inalterada cualquier pintada posterior podrá ser eliminada fácilmente utilizando exclusivamente agua caliente. La imprimación pierde sus propiedades si las pintadas se repiten un número elevado de ocasiones.

Nos agradaría poder incluir su obra en esta página. Solicítenos un presupuesto sin compromiso.